Clasificación de los Alojamientos Turísticos en función de su Propiedad

0

Existen diversos ejes que clasifican los alojamientos turísticos, como puede ser la localización, la especialización, el régimen de explotación y el tipo de propiedad. En el presente artículo nos detendremos a analizar este último.

Así, la propiedad de los alojamientos turísticos puede ser pública o privada. Veamos a continuación las diferentes tipologías de una y otra.

  • Familiar: se refiere a establecimientos pequeños y de categoría intermedia. Los propietarios son los que se encargan de dirigir y gestionar el establecimiento, lo cual supone que presente una estructura organizativa jerárquica. Este tipo de establecimientos son muy habituales en lo que se refiere al turismo rural o en pequeños hostales y pensiones.
  • Cadenas: las cadenas hoteleras responden a aquellas empresas que engloban un número determinado de hoteles a partir de una gestión unificada y con una distribución territorial relativamente alta. Las cadenas hoteleras presentan ventajas tales como la explotación de una imagen de marca que les otorga un cierto valor comercial y una mayor fidelidad por parte de los clientes, una importante reducción de costes consecuencia de las economías de escala, la diversificación de los riesgos, una mayor facilidad para obtener financiación y una mayor cualificación de sus recursos humanos.
  • Agrupaciones de hoteles: las agrupaciones hoteleras suponen una alternativa a las cadenas, ya que permiten gozar de ciertas ventajas manteniendo la autonomía de los integrantes y la independencia en la gestión y dirección del establecimiento. Gracias a estas agrupaciones, los establecimientos hoteleros pueden competir con las grandes cadenas hoteleras, e incrementar su cuota de mercado. Estas agrupaciones son constituidas por asociaciones empresariales sin ánimo de lucro cuyos ingresos provienen de las aportaciones de los socios y de las comisiones de las reservas que generan para sus miembros. Su principal función es la de crear centrales de reservas para dar servicio a los establecimientos que forman parte de la agrupación.
  • Tiempo compartido: legalmente se denomina a este tipo de propiedad aprovechamiento por turnos de bienes inmuebles. Está regulado por la Ley 4/2012 de 2 de junio y consiste en el acuerdo por el que un consumidor adquiere el derecho a utilizar, durante al menos una semana al año, un alojamiento turístico amueblado, así como los servicios complementarios del complejo en el que se encuentra dicho alojamiento.

Cabe comentar que en ningún caso este derecho puede denominarse multipropiedad debido a que la propiedad es un derecho real (sobre una cosa) mientras que el aprovechamiento por turno puede ser real pero también personal. En este caso, la propiedad es ilimitada en el tiempo, mientras que el aprovechamiento por turnos sucede en un período determinado de tiempo, que puede ir de entre tres a cincuenta años.

Cuando hablamos del aprovechamiento, este debe recaer sobre un edificio o conjunto inmobiliario. Además, este conjunto debe tener al menos diez alojamientos, y el período anual de aprovechamiento no debe ser inferior a una semana. No obstante, se permite que en un mismo conjunto se combine el régimen de aprovechamiento con otro tipo de explotación turística.

Pública

Por norma general, lo más frecuente es que la propiedad de los diferentes alojamientos turísticos, ya sean hoteleros o extrahoteleros sea privada, independientemente del tipo que sea. No obstante, también se da el caso de que alguno de estos alojamientos turísticos sea público, es decir, sean gestionados por el Estado. En el caso de nuestro país, el ejemplo más claro es el que se conoce como Paradores de Turismo de España.

Se trata de una sociedad anónima cuya titularidad es estatal y está gestionada por el Instituto de Turismo de España, adscrito a la Secretaría General de Turismo. La particularidad de los paradores es que conforman una red de alojamientos turísticos ubicados, por norma general, en inmuebles de interés histórico, artístico o cultural, como pueden ser monasterios, antiguas escuelas o palacios.

En nuestro país, los paradores nacieron para cubrir la oferta de alojamiento en zonas alejadas de los núcleos urbanos, presentando así alojamientos con una esencia especial y de alta calidad.

En la actualidad, hay un total de 93 paradores repartidos por toda la geografía española y presentan una personalidad heterogénea. De este modo, nos encontramos con paradores ubicados en núcleos rurales, urbanos, en zonas costeras o de montaña. A pesar de ellos, lo que les generaliza es el hecho de que la oferta gastronómica se centra en las tradiciones culinarias de la zona geográfica en la que están ubicados.

Cabe decir que, aunque sean a nivel estatal, cada Comunidad Autónoma goza de ciertas competencias a la hora de gestionar y administrar estos paradores.

 

Artículo de ENEB – Escuela de Negocios Europea de Barcelona.

Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Oberta de Catalunya. Técnico en Diseño Gráfico especializado en imagen corporativa y visual merchandising

Compartir

About Author

Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Oberta de Catalunya. Técnico en Diseño Gráfico especializado en imagen corporativa y visual merchandising

Comments are closed.