El uso de conectores

0

Los conectores son palabras que se utilizan para que el discurso constituya una unidad coherente y para que mantenga la lógica entre cada una de sus partes. Los conectores unen ideas y expresan la forma en que estas ideas se relacionan entre sí. Sin conectores, únicamente dispondríamos de oraciones puestas una tras otra y sin un sentido claro.

Por lo tanto, los conectores indican la relación lógica entre las oraciones y los párrafos de un discurso y permiten que el interlocutor lo interprete correctamente. Los conectores se usan para discursos orales o textos escritos, pero es en este último tipo en el que nos encontraremos mayor cantidad, puesto que el contexto es diferente y, a menudo, las conexiones deben explicitarse más.

Los conectores no son una categoría gramatical en sí, y es que un adverbio, una conjunción o una preposición pueden tener esta función.

Existen dos formas de relacionar los enunciados:

  • Relación de coordinación, donde los enunciados se enlazan entre oraciones y expresan diferentes relaciones entre sí, disponiendo de gran autonomía respecto su significado. Por separado, cada enunciado contiene ideas diferentes que, al relacionarse, se suman o plantean alternativas. Por ejemplo, “tú lees y yo canto”.
  • Relación de subordinación, donde se establece una dependencia semántica y sintáctica, de manera que uno de los elementos por sí solo no tiene autonomía porque depende del elemento anterior. Por ejemplo, “Juan se terminó el pan, por lo que no pudimos hacer bocadillos”.

Además, disponemos de diferentes tipos de conectores y usaremos unos u otros en función de la idea que queramos transmitir: añadir, complementar o contradecir un concepto; explicar, ejemplificar, justificar o contrastar una teoría; organizar, distribuir o dividir diferentes categorías, etc.

Los tipos de conectores son:

  • Aditivos: suman información. Ejemplos: y, ni, que, además, incluso, por otra parte, asimismo, también, paralelamente, al mismo tiempo, en otro orden de cosas, del mismo modo, de la misma manera, igualmente, es más, más aún, incluso, hasta, etc.
  • De contraste o adversativos o modificativos: invierten la orientación de la argumentación, rectifican lo anterior, oponen ideas o restringen los enunciados. Ejemplos: pero, no obstante, sin embargo, empero, pese a, en cambio, al contrario, mas, sino, aunque, de todas formas, en cualquier caso, mejor dicho, al fin y al cabo, de hecho, en efecto, con todo, a pesar de, en cierto modo, hasta cierto punto, si bien, por otro lado, en cambio, etc.
  • Disyuntivos: establecen una disyunción o separación. Ejemplos: o, bien, sea que, ya, etc.
  • Causales: muestran causa y efecto; introducen la causa. Ejemplos: por lo tanto, por consiguiente, en consecuencia, porque, pues, ya que, debido a, a causa de, por esta razón, por eso, por esto, por ello, etc.
  • Concesivos o condicionales: indican alguna oposición o condición o conceden algo parcialmente. Son restrictivos. Ejemplos: aunque, por más que, si bien, aun cuando, pese a que, de todos modos, en caso de, siempre que, a menos que, salvo que, a condición de que, a no ser que, etc.
  • Temporales: señalan un momento en el tiempo o muestran relaciones en el tiempo. Existen tres clases: de anterioridad (antes, hace tiempo, había una vez, al principio, al comienzo, previamente, inicialmente…); de simultaneidad (en este instante, ahora, al mismo tiempo, mientras tanto, a la vez, cuando, entonces, mientras simultáneamente, actualmente, a medida que…); y de posterioridad (más tarde, luego, después, con el paso del tiempo, finalmente, después que…).
  • Locativos: se refieren a lugares. Ejemplos: aquí, ahí, allí, delante de, encima de, en este lugar, en ese lugar, en aquel lugar, donde, junto a, al lado de, en medio de, por debajo de, por encima de, etc.
  • Repetitivos o aclaratorios: suelen encontrarse en el lenguaje oral. Ejemplos: es decir, en otras palabras, mejor dicho, dicho de otro modo, en pocas palabras, resumiendo, etc.
  • De precisión o explicativos: detallan, precisan o profundizan. Ejemplos: así, así pues, es decir, esto es, de esta manera, en cuanto a, por una parte, respecto de, por otro lado, etc.
  • Comparativos: comparan. Ejemplos: igualmente, del mismo modo, en cambio, contrariamente, etc.
  • Para resumir o conclusivos: finalizan o resumen. Ejemplos: finalmente, en resumen, en conclusión, por último, etc.
  • Ordenativos: similares a los de precisión. Dividen, distribuyen y ordenan. Ejemplos: en primer lugar, en segundo lugar, por último, finalmente, para concluir, en cuanto a, respecto a, por un lado… por el otro, por su parte,

Artículo de ENEB – Escuela de Negocios Europea de Barcelona.

Licenciada en Traducción e Interpretación en la Universidad Pompeu Fabra con especialidad en traducción científico-técnica. Formación en el British Councilof proficiency in English (CPE).

Compartir

About Author

Licenciada en Traducción e Interpretación en la Universidad Pompeu Fabra con especialidad en traducción científico-técnica. Formación en el British Councilof proficiency in English (CPE).

Comments are closed.