Introducción a la asesoría laboral: la nómina – parte I

0

En el presente artículo vamos a hablar sobre la nómina desde una aproximación introductoria, con el fin de ver la forma que esta adquiere así como conocer todos los elementos y conceptos que debemos incluir en ella.

Es importante comentar que, cuando procedemos a la creación de la nómina de nuestros trabajadores, resulta crucial conocer, no solo las condiciones establecidas en su contrato, sino también las condiciones establecidas en el Convenio Colectivo que lo rige, ya que en dicho convenio encontraremos las diferentes condiciones que regirán la confección de la nómina, referidas a aspectos como los mínimos salariales, las retribuciones, etc.

En lo que se refiere a las nóminas, debemos considerar seis partes fundamentales:

  • Encabezamiento.
  • Percepciones salariales.
  • Percepciones no salariales.
  • Deducciones.
  • Bases.
  • Fechas y firmas.

Pasemos entonces a conocer brevemente la información que debe considerarse en cada una de estas partes.

  1. Encabezamiento

Este es el comienzo de la nómina, y en ella encontraremos los datos identificativos de la empresa y del trabajador.

Seguida de esta presentación, encontraremos los conceptos en los que se estructura el salario que recibirá el trabajador. Dichos conceptos reciben el nombre de Devengos, y pueden ser tanto de carácter salarial como no salarial. La suma de todos ellos recibe el nombre de Total Devengado.

Dicho Total Devengado es el salario bruto del trabajador, al cual deberemos aplicar las correspondientes deducciones, entre ellas; las deducciones al régimen de la seguridad social y las deducciones al impuesto sobre la renta.

Aplicadas estas deducciones, obtendremos el Líquido a Percibir o Salario Neto del trabajador, que es lo que realmente percibe este al finalizar cada mes.

  1. Percepciones salariales

Como ya hemos comentado, aquí incluiremos el salario base y los complementos salariales, ambos determinados en el convenio colectivo.

Aquí deberemos señalar los días, mes y año que se le abonan al trabajador.

En el caso que el convenio marque los conceptos por días, deberemos multiplicar el salario de un día por los días del mes (30, 31, 28 ó 29), incluyendo los días realmente trabajados además de los días de descanso como computables como trabajo. Por el contrario, si el convenio fija una retribución mensual, si no se ha trabajado el mes completo, dividiremos el salario mensual entre 30.

Así, en la nómina del mes de julio:

  • Si la retribución es mensual, el periodo de liquidación será del 1 de julio al 31 de julio; total de 30 días.
  • Si la retribución es diaria, el periodo será del 1 de julio al 31 de julio.

En este apartado, deberemos añadir también las horas extraordinarias. Concretamente, dicha información se dispondrá en el apartado de gratificaciones extraordinarias, en el que incluiremos, si corresponde, las pagas extraordinarias; su liquidación o el prorrateo de cuantía total mes a mes.

Además, deberemos cuantificar el salario en especie, siguiendo las normas de aplicación que correspondan.

  1. Percepciones no salariales

Las percepciones de carácter no salarial no son consideradas salario de una forma intrínseca. De modo que no cotizan a la seguridad social, siempre y cuando no superen unos importes determinados y con alguna salvedad.

Un ejemplo de este tipo de percepciones es el pago de determinadas prestaciones como la incapacidad temporal. Dichas prestaciones van a cargo de la SS o de la Mutua Colaboradora, y son abonadas por la empresa en la nómina como pago delegado, descontando después su importe en el TC.

En el caso que en un mes determinado haya habido un periodo de actividad y otro periodo de baja por IT, tendremos, en el apartado de devengos salariales, la parte proporcional de salario base y de complementos en días activos, y en el apartado de devengos extrasalariales, se incluirá el subsidio por IT. Si corresponde, tanto a la empresa como a la SS asumir una parte, esta aparecerá por separado en este apartado.

Finalmente, aparecerá el total devengado, que es la cuantía total retribuida en bruto, reuniendo, por tanto, el salario base y todos los conceptos retribuidos.

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona. Máster en Asesoría Fiscal y Dirección Tributaria por la Universitat Politècnica de Catalunya.

Compartir

About Author

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona. Máster en Asesoría Fiscal y Dirección Tributaria por la Universitat Politècnica de Catalunya.

Comments are closed.