La importancia del autoconocimiento

0

El autoconocimiento es la primera aptitud de la Inteligencia Emocional. Si no somos capaces de conocernos a nosotros mismos, ni somos conscientes de nuestras fortalezas y debilidades, ni conseguimos aprender a identificar nuestros estados de ánimo y las consecuencias que estos pueden tener en nuestro comportamiento, será difícil poder controlar nuestras reacciones y utilizarlas de manera productiva. Asimismo, seremos incapaces de comprender correctamente el comportamiento de las personas que nos rodean, identificar sus emociones y las motivaciones de sus actos, de modo que no seremos capaces de actuar eficazmente en nuestras relaciones interpersonales y profesionales.

Nuestra racionalidad, nuestros miedos y pasiones, comprender a los otros y la realidad en la que estamos… son argumentos más que notables para adentrarse en la senda del autoconocimiento. Pero si esto aún nos pudiera parecer insuficiente, varios expertos de la órbita del management y del mundo de los negocios, consideran que el autoconocimiento es una de las habilidades gerenciales fundamentales.

Los entornos en los que nos movemos en el mundo actual, tanto a nivel social como laboral, son entornos extremadamente cambiantes, con una alta volatilidad y a veces caóticos. Factores como la aparición repentina y constante de nuevas tecnologías que se hacen imprescindibles para sobrevivir a nivel social y profesional, las nuevas dinámicas comunicativas alteradas por la irrupción de las redes sociales o la introducción de nuevos enfoques en el ámbito gerencial son apenas algunos de los cambios que podemos enumerar. Existen y existirán muchos más. Lo que ayer servía, mañana ya estará desfasado. En un mundo tan vertiginoso como el actual (muchos autores definen esta era como la Edad del Caos) es necesario estar preparados para adaptarnos al cambio constante. Y la mejor forma de estar preparado es conociéndose a uno mismo.

Tener un conocimiento profundo y acertado de la realidad que vivimos o de las personas que nos rodean es insuficiente por sí mismo para alcanzar el éxito y una posición idónea en nuestra sociedad y en nuestro trabajo. Lo vemos constantemente: personas muy inteligentes que son capaces de diagnosticar con gran precisión lo que les sucede a otros o de predecir hacia donde se dirige el mundo y que, sin embargo, son incapaces de adaptarse a esos cambios o a las personas que los rodean porque carecen de las habilidades emocionales necesarias. Y el camino para obtener estas habilidades empieza por el proceso del autoconocimiento.

Además, obtener, desplegar y controlar estas capacidades repercute positivamente en todos los aspectos de nuestra vida. Este proceso nos predispone para comprender, a través del análisis de nuestras emociones y sentimientos, la realidad que nos rodea. Es fundamental ser conscientes de nuestros estados de ánimo. Cuando nos damos cuenta de que estamos tristes o enfadados, podemos actuar para paliar esa tristeza o esa ira. Identificar los motivos que nos provocan ese estado emocional es el primer paso para poder autogobernar nuestros sentimientos.

En definitiva, el autoconocimiento tiene una importancia capital para todo tipo de personas y situaciones emocionales. Un trabajo continuado de autoconocimiento es necesario para evitar caer en situaciones de descontrol, alteración emocional o bloqueo.

 

Licenciado en Historia del Arte y Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctorado en Historia del Arte. Experto en PNL, Coaching, liderazgo, motivación y gestión de equipos.

Compartir

About Author

Licenciado en Historia del Arte y Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctorado en Historia del Arte. Experto en PNL, Coaching, liderazgo, motivación y gestión de equipos.

Comments are closed.