¿Qué son los Stakeholders?

0

Revisando diferentes definiciones que han hecho varios teóricos de la RSC, destacamos estas tres definiciones sobre el concepto de grupos de interés o stakeholders:

  • Son stakeholders todos los grupos sin cuyo apoyo la organización podría dejar de existir, lo que obliga a la empresa a no centrarse únicamente en los accionistas o stockholders (Stanford Research Institute, actualmente SRI International, 1963).
  • Son stakeholders cualquier grupo o individuo que puede afectar o ser afectado por el logro de los objetivos de la empresa (R. E. Freeman, 1984).
  • Son llamados colectivamente stakeholders de la corporación aquellos hacia los que la empresa tiene cualquier obligación moral (R. De George, 1989).

En suma, llamamos grupos de interés o stakeholders a todos los actores implicados en la actividad empresarial o que de alguna manera son influidos o afectados por la misma.

La RSC defiende que la empresa u organización es un sujeto moral o ciudadano corporativo que genera para la sociedad y el entorno unas externalidades positivas que es necesario maximizar, pero también algunas negativas que es imprescindible minimizar.

Es precisamente de la sociedad de quien depende la empresa en sus relaciones, tanto económicas como sociales, por lo que cualquier actuación que la empresa lleve a cabo debe ser acorde a las necesidades y opiniones que tengan sus diferentes grupos de interés. Por lo tanto, es imprescindible que la empresa conozca bien a todos sus stakeholders y que mantenga un diálogo continuo con ellos.

Analizando las tres definiciones presentadas al inicio, podemos ver como las tres hacen referencia a dos enfoques de empresa: un primer enfoque stockholder-stakeholder, y un segundo enfoque stakeholder.

Veamos en qué consiste cada uno de ellos:

Enfoque stockholder-stakeholder

Este primer enfoque está centrado únicamente en la relación entre la empresa con sus socios y accionistas. Este modelo de empresa se basa en la teoría económico-empresarial neoclásica y afirma que la empresa es y debe ser dirigida siguiendo los intereses de sus accionistas. Tal y como defendía Milton Friedman con su afirmación “la única responsabilidad social de la empresa es obtener beneficios”, el principal objetivo que defiende este modelo es la maximización del beneficio económico o del valor de las acciones. Así, cualquier acción que se realice se justifica si está basada en razones que apuntan al incremento del valor económico de la empresa.

Enfoque stakeholder

Este segundo enfoque considera a todos aquellos individuos o grupos que, bien por motivos estratégicos o de legitimidad moral, son necesarios para conseguir los objetivos de la empresa.

De esta manera, se pretende integrar en una sola metodología la idea básica de que la empresa tiene una responsabilidad frente a sus diferentes públicos o grupos, entre los que están incluidos sus accionistas, clientes, trabajadores y directivos.

Se defiende esta responsabilidad puesto que estos grupos tienen intereses legítimos (exigencias o demandas subjetivas) relativos a aspectos que pueden estar relacionados con la seguridad de los productos, que hagan referencia al cumplimiento de los Derechos Humanos o del medio ambiente, y que son cargo de la empresa, debido a su carácter de actor social y moral.

En este enfoque se visualizan dos modelos de gestión empresarial. El primero parte de un planteamiento instrumental y defiende que este modelo debe ser utilizado de manera puramente estratégica para dirigir a la empresa hacia los objetivos económicos que necesita para sobrevivir en el mercado. El segundo modelo se basa en planteamientos normativos y defiende que la inclusión del punto de vista de los stakeholders en la concepción de la empresa va más allá de la pura estrategia y que se debe buscar a largo plazo un proyecto empresarial común. Este último modelo es el que define el establecimiento de una política de RSC en la empresa.

Así, se afirma que la empresa tiene la obligación o responsabilidad moral frente a algunos grupos o individuos, y que solo estos pueden ser considerados stakeholders. De esta manera, la utilización de este modelo no solo debe centrarse de manera exclusiva en los grupos que puedan apoyar a la empresa, sino que también se tendrán que fijar, de manera especial, en aquellos grupos que poseen intereses, reclamaciones o exigencias legítimas. No obstante, la dificultad radica en averiguar cuándo un interés es legítimo y por qué la empresa tiene que satisfacerlo, y es que no todas las personas y organizaciones son stakeholders de una empresa.

Por último, dado que sólo son stakeholders aquellos grupos que tienen un interés legítimo con la empresa, definiríamos este concepto como aquel interés personal, individual o colectivo, cualificado, actual, real y jurídicamente relevante, que puede traducirse, en caso de concederse el amparo, en un beneficio jurídico a favor del quejoso derivado de una afectación a su esfera jurídica en sentido amplio, que puede ser de índole económica, profesional, de salud pública, o de cualquier otra.

Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Oberta de Catalunya. Técnico en Diseño Gráfico especializado en imagen corporativa y visual merchandising

Compartir

About Author

Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Oberta de Catalunya. Técnico en Diseño Gráfico especializado en imagen corporativa y visual merchandising

Comments are closed.