La Autoestima En El Proceso De Autoconocimiento

0

Uno de los conceptos clave del proceso de autoconocimiento es la autoestima. Esta se define como la capacidad que tiene una persona de quererse tal cual es, valorando sus capacidades y potencialidades, asumiendo su defectos y aspectos a mejorar, y siendo consciente de su valor a nivel humano, personal, social y profesional. Es importante que la autoestima esté reforzada con actos y pensamientos que dignifiquen a la persona, evitando aquellas acciones o sentimientos que denigren o atenten contra uno mismo.

Al contrario de lo que mucha gente cree, la autoestima no es quererse a sí mismo sin límites. Un exceso de autoestima puede conducir al individuo a no hacer una valoración adecuada de sí mismo y, por extensión, de las otras personas, de sus relaciones y de la realidad. Aceptar nuestras posibilidades y aptitudes, pero también nuestras debilidades y aspectos a mejorar no implica una baja autoestima, sino una forma inteligente de actuar y pensar.

El deseo de alcanzar la perfección puede ser lícito, pero no es realista y puede conducir al individuo a una frustración total y permanente. Debemos aceptar, por el contrario, que somos seres complejos, con potencialidades portentosas y capaces de protagonizar actos maravillosos, pero que también contamos con zonas oscuras y que nuestra trayectoria vital raramente se ve libre de actos o momentos miserables. Minimizar esos momentos debería ser un objetivo, pero es aún más importante aprender de esos errores para conocer en cada momento nuestros límites y, de esta forma, poder superarlos.

Tratar de esconder esos límites nos condena inevitablemente al fracaso. No debemos ocultar ni, por el contrario, obsesionarnos con nuestros defectos. Es muy importante valorarlos en su justa medida, siendo exigentes con nosotros mismos, pero nunca crueles ni autopunitivos. Nuestra energía debe estar concentrada en superar esos límites que bien conocemos, ir siempre un paso más allá, lo que se traduce en crecimiento y evolución. El trabajo en relación a la autoestima es una labor diaria, que se tiene que ir afianzando a lo largo de toda nuestra vida.

Una autoestima equilibrada se sustenta en varios aspectos en los que podemos trabajar, como por ejemplo:

  • Superar los problemas y dificultades personales.
  • Afianzar la personalidad.
  • Ser creativos.
  • Ser independientes.
  • Relacionarse positivamente.

Por el contrario, una baja autoestima o una autoestima disfuncional se rige por una serie de patrones que podemos identificar en nosotros mismos para tratar de corregir. Por ejemplo:

  • Falta de confianza.
  • Exceso de confianza.
  • Buscar enemigos externos ante las dificultades.
  • Disminución de la capacidad de acción.
  • Incapacidad para alcanzar los objetivos deseados.
  • Agresividad o sumisión cuando nos enfrentamos a situaciones difíciles.
  • Incapacidad para hacer o recibir opiniones favorables y positivas.
  • Sentimiento de culpabilidad y miedo ante los demás y las situaciones desfavorables.

Para finalizar, y para remediar estas situaciones y evitar tener una baja autoestima, numerosos autores proponen algunas pautas o acciones conscientes. A saber:

  • Decidir lo que queremos.
  • Dirigirnos hacia lo que queremos.
  • Afrontar los problemas sin esperar a tiempos mejores.
  • No huir de las equivocaciones.
  • Aprender de nuestros errores.
  • Conocer nuestras diferentes formas de comportamiento.
  • Ejercitarnos en otros comportamientos diferentes.
  • Dar siempre lo mejor de nosotros mismos.
  • No exigirnos de manera desmedida.
  • Vivir el presente.
  • No perder nunca el anhelo de libertad.

Licenciado en Historia del Arte y Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctorado en Historia del Arte. Experto en PNL, Coaching, liderazgo, motivación y gestión de equipos.

Compartir

About Author

Licenciado en Historia del Arte y Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctorado en Historia del Arte. Experto en PNL, Coaching, liderazgo, motivación y gestión de equipos.

Comments are closed.