Principios básicos de la norma ISO 900

0

La Norma ISO 9001 tiene su origen en la Segunda Guerra Mundial y se centra, básicamente, en la gestión de la calidad de las empresas que deciden implantar un sistema basado en sus principios y requisitos.

En lo que se refiere a los principios básicos que rigen dicha normativa, destacan:

  • Enfoque al cliente: tal y como ya hemos hablado, resulta de especial importancia que las empresas conozcan y comprendan las expectativas y necesidades actuales y futuras de estos, con el fin de poder ofrecerles productos que satisfagan dichos requisitos y se adapten a ellos.

Es muy importante aquí que la empresa comprenda que las necesidades de sus clientes son cambiantes y que, de cada vez más, se enfrenta a clientes realmente exigentes que disponen de un amplio abanico de empresas para escoger. De este modo, la empresa tiene el reto no solo de conocer a sus clientes y ofrecerles lo que quieren, de la manera que lo quieren y en el momento en que lo quieren, sino que además debe competir en un entorno cada vez más feroz, en el que el aspecto de la gestión de calidad resulta decisivo para lograr esa ventaja competitiva frente al resto y situarse como referente.

  • Liderazgo: la presencia de un líder en la empresa es clave para conseguir un buen clima interno, así como para fomentar la implicación, el compromiso y la motivación de los trabajadores de la empresa. Es por ello que toda empresa debe contar con un líder en su equipo que consiga establecer un ambiente de mejora continua facilitando que el personal se involucre con el logro de los objetivos de la empresa.
  • Participación del personal: este aspecto está ligado con la presencia de un líder, ya que si no se dispone de alguien que motive e involucre a los trabajadores, será imposible contar con la participación de los mismos para lograr los objetivos. Además de la figura del líder, la empresa puede contar con otras formas de motivación, como puede ser el programa de incentivos y reconocimientos.

No debemos olvidar que los trabajadores suponen el activo más valioso de la empresa, ya que sin ellos la empresa no sería. Es por ello que debemos conseguir que participen y se comprometan con la empresa, ya que solo así se podrán obtener beneficios.

  • Enfoque basado en los procesos: es importante que la empresa se conciba como un grupo de departamentos encargados de un factor concreto. Así, para poder lograr los objetivos y llegar a la meta deseada, es interesante que la empresa sea percibida como un conjunto de procesos que trabajan de manera interrelacionada con el fin de ofrecer a los clientes un servicio con un valor añadido. Ya hemos dicho que en la gestión de la calidad total, del resultado de unas actividades dependen otras actividades, de modo que los diferentes departamentos deberán trabajar de manera coordinada y colaborativa, con el fin de obtener los mejores resultados posibles.
  • Enfoque de sistema para la gestión: este principio está relacionado con los procesos. De modo que la empresa deberá gestionar todos y cada uno de estos procesos con el fin de contribuir a la eficacia y eficiencia.
  • Mejora continua: es muy importante que la gestión de la calidad no se conciba solamente para obtener la certificación, sino que debe servir a la empresa para que trabaje de manera continua estos aspectos con el fin de trabajar en una mejora continua. Ya hemos comentado que siempre hay algún aspecto que puede mejorarse, además de tener la obligación de mantener aquellos procesos que ya nos reportan los beneficios que nos hemos fijado. De este modo, toda empresa debe trabajar continuamente el aspecto de calidad. En otras palabras, las acciones y procesos que se implantan en relación a la norma ISO 9001 deben ser permanentes y deben formar parte de la rutina de los procesos de producción de la empresa.
  • Enfoque basado en hechos para la toma de decisiones: es muy importante que la empresa implante un sistema de control y análisis de los datos y de la información, con el fin de poder obtener evidencias y tomar las decisiones oportunas conforme a estas evidencias.
  • Relaciones mutuamente beneficiosas con el proveedor: los proveedores son una parte muy importante de la empresa, ya que son ellos los que nos suministran los materiales para la elaboración de los productos. Es por ello que debemos cuidar la relación que tenemos con ellos, con el fin de lograr ser más competitivos y mejorar nuestra productividad y rentabilidad.

Una empresa que tenga en consideración todos estos principios citados, implica que dispone de una concepción integrada y sistemática de la calidad que le permite avanzar hacia una consideración de calidad percibida como un objetivo grupal de toda la organización, que solo podrá conseguirse si participan todos sus miembros.

Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad Pompeu Fabra. Graduado en Sociología por la Universidad de Barcelona. Especializado en los ámbitos de la Asesoría Institucional, Coaching y PNL.

Compartir

About Author

Diplomado en Ciencias Empresariales por la Universidad Pompeu Fabra. Graduado en Sociología por la Universidad de Barcelona. Especializado en los ámbitos de la Asesoría Institucional, Coaching y PNL.

Comments are closed.