Objetivos Estratégicos: Características y Tipos

0

Los objetivos estratégicos se definen como aquellos que validan la visión y la misión que se ha planteado la empresa desde el punto de partida. Es decir, son los fines o metas desarrollados a nivel estratégico que una organización pretende alcanzar a largo plazo. Algunas posturas identifican los objetivos estratégicos también como objetivos generales. Estos están basados en la misión, visión y valores de la organización que condicionarán las acciones que se llevarán a cabo.

La finalidad de los objetivos estratégicos es ofrecer directrices o pautas de actuación encaminadas a la mejora de la actividad y el rendimiento de una organización. Se suelen considerar un paso previo para la elaboración de objetivos secundarios.

Este tipo de objetivos determina la línea de acción, es decir, la estrategia y los medios que se necesitarán para cumplir la misión, respetando la visión establecida. En el área de la empresa, los objetivos estratégicos hacen referencia a los propósitos generales que se plantea una organización empresarial. Forman parte de un plan de trabajo y se suelen desarrollar durante la planeación o planificación estratégica.

Cada departamento de una empresa también suele desarrollar sus propios objetivos estratégicos teniendo en cuenta los objetivos generales.

Los objetivos estratégicos concentran los principales logros que debe cumplir la empresa para convertir en realidad su visión. De modo que el cumplimiento de los objetivos estará en función de estrategias, actividades, indicadores, metas y responsables, los cuales deberán estar perfectamente alineadas para tener la mayor eficiencia y eficacia.

En relación a las características que deben presentar los objetivos estratégicos, podemos mencionar las siguientes:

  1. Claridad: un objetivo debe estar claramente definido, de manera que no implique ninguna duda en aquellos que son responsables de participar en su logro.
  2. Flexibilidad: los objetivos deben ser lo suficientemente flexibles para ser modificados cuando las circunstancias lo requieran. Dicho de otro modo, deben ser flexibles para aprovechar las condiciones del entorno.
  3. Medible o mesurable: los objetivos deben ser medibles en un horizonte de tiempo para poder determinar con precisión y objetividad su cumplimiento.
  4. Realista: los objetivos deben poder lograrse.
  5. Coherente: un objetivo debe definirse teniendo en cuenta que este debe servir a la empresa. Los objetivos por áreas funcionales deben ser coherentes entre sí, es decir no deben contradecirse.
  6. Motivador: los objetivos deben definirse de tal manera que constituyan en elemento motivador, es decir, deben ser percibidos como un reto para las personas responsables de su cumplimiento.
  • Los miembros de la organización deben tener la certeza de que pueden lograr los objetivos fijados.
  • Deben elaborarse con la participación del personal de la empresa.

 

Finalmente, es muy importante establecer estos objetivos en función de un tiempo determinado, es decir, debemos fijar un espacio de tiempo en el que se deba lograr el objetivo marcado.  En relación al tiempo, podemos distinguir entre tres tipos de objetivo, a largo plazo, a medio plazo y a corto plazo:

 

  • Largo plazo

Están basados en las especificaciones de los objetivos, son notablemente más especulativos para los años distantes que para el futuro inmediato. Los objetivos de largo plazo son llamados también los objetivos estratégicos en una empresa. Estos objetivos se establecen en un periodo de máximo de 5 años y mínimo de 3 años.

Los objetivos estratégicos sirven para definir el futuro del negocio.

Algunos ejemplos de estos objetivos son:

  • Consolidación del patrimonio.
  • Mejoramiento de la tecnología.
  • Crecimiento sostenido.
  • Reducción de la cartera en mora.
  • Integración con los socios y la sociedad.
  • Capacitación y mejoramiento del personal.
  • Una solución integral hacia el camino a la excelencia.
  • La fácil accesibilidad en la compra del producto.

 

  • Medio plazo

Son los objetivos tácticos de la empresa y se basan en función al objetivo general de la organización. Se conocen también como objetivos departamentales, ya que son los objetivos formales de la empresa y se fijan por áreas para ayudar a esta a lograr su propósito.

En relación al tiempo, suelen comprenderse entre 1 y 3 años.

  • Corto plazo

Son los objetivos que se van a realizar en un periodo menor a un año, también son llamados objetivos individuales u objetivos operacionales de la empresa ya que son los objetivos que cada empleado quiere alcanzar con su actividad dentro de la empresa. Así, para que los objetivos a corto plazo puedan contribuir al logro de los objetivos a plazos intermedio y largo, es necesario establecer un plan para cumplir con cada objetivo y para combinarlos dentro de un plan maestro que deberá ser revisado en términos de lógica, consistencia y practicidad.

Su tiempo de aplicación es menor a un año.

En relación a las tipologías de objetivos, es interesante ver brevemente a qué nos referimos cuando hablamos de objetivos estratégicos de los recursos humanos.

 

Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Oberta de Catalunya. Técnico en Diseño Gráfico especializado en imagen corporativa y visual merchandising

Compartir

About Author

Licenciatura en Publicidad y Relaciones Públicas por la Universitat Oberta de Catalunya. Técnico en Diseño Gráfico especializado en imagen corporativa y visual merchandising

Comments are closed.