Elementos de los estados financieros

0

Los elementos que conforman los estados financieros dependen de los objetivos de la información financiera, así como del capital y de su mantenimiento. A nivel general, dichos elementos se clasifican en dos tipos:

  • Aquellos elementos que están vinculados con la situación económico-financiera, que conforman el balance de situación à activos, pasivos y patrimonio neto.
  • Los elementos relacionados con la actividad à gastos, ingresos y resultados.

A continuación, los detallamos muy brevemente:

  • Activo: se refiere al conjunto de bienes, derechos y otros recursos controlados económicamente por la empresa como resultado de sucesos pasados, de los que se espera que se obtengan beneficios o rendimientos económicos en un futuro.
  • Pasivo: el pasivo se define como aquellas obligaciones actuales surgidas como consecuencia de transacciones o hechos pasados, para cuya extinción la empresa espera desprenderse de recursos o prestar servicios que puedan producir beneficios o rendimientos económicos en un futuro (pago en efectivo o en especies). Aquí se incluyen también las provisiones.
  • Patrimonio neto: cuando hablamos sobre patrimonio neto nos referimos a la parte residual de los activos de la entidad, pertenecientes a sus propietarios, una vez deducidos todos sus pasivos. Se incluyen también las aportaciones realizadas ya sea en el momento de su constitución o en otros posteriores, por sus socios o propietarios, que no tengan la consideración de pasivos, así como los resultados acumulados u otras variaciones que le afecten.
  • Ingresos: nos referimos a un ingreso cuando se produce un incremento de recursos en la empresa, siempre que su cuantía pueda determinarse con fiabilidad. De este modo, reconocer un ingreso implica, simultáneamente, el reconocimiento o incremento de un activo o la aparición o disminución de un pasivo y, en ocasiones, el reconocimiento de un gasto.
  • Gastos: el gasto se define como el decremento en el patrimonio neto de la empresa durante el ejercicio, ya sea mediante la salida o disminución de valor de los activos, y por el reconocimiento o el aumento de valor del pasivo, siempre que no tengan su origen en distribuciones monetarias o en especie a los socios o propietarios en su condición de tales. El reconocimiento de un gasto se da como consecuencia de una disminución de los recursos de la empresa, siempre que su cuantía pueda valorarse o estimarse con facilidad. Así, reconocer un gasto implica la disminución o desaparición de valor de un activo, un aumento de valor de un pasivo y, en ocasiones, el reconocimiento de un ingreso o de una partida de patrimonio neto.
  • Resultados: los resultados, por norma general, están formados por los ingresos realizados, esto es, los ingresos del ejercicio, ya sean de actividades ordinarias o ganancias, menos los gastos, realizados y no realizados.

Además de presentar los elementos que conforman los estados financieros, es importante señalar que los marcos conceptuales establecen toda una serie de condiciones que deben cumplir dichos elementos con el fin de que se incorporen en los estados financieros. Dichas condiciones se conocen como los criterios de registro o reconocimiento contable. Estos se derivan del cumplimiento de las características básicas de la información, esto es, de la relevancia y la fiabilidad, y en el caso de los ingresos y los gastos, de la aplicación del principio de devengo y, siempre que sea oportuno, de la correlación entre ingresos y gastos.

Los criterios de registro o reconocimiento contable se definen como aquel proceso a través del cual se incorporan al balance, a la cuenta de pérdidas y ganancias o al estado de cambios en el patrimonio neto, los diferentes elementos que conforman las cuentas anuales, de acuerdo con lo dispuesto en las normas de registro en relación a cada uno de ellos.

Las condiciones para dicho reconocimiento son:

  • Las expectativas de realización de recursos que representen los eventuales elementos de los estados financieros deben ser ciertas o debe poder asegurarse que acontecerán con un grado de probabilidad razonable.
  • La partida debe tener un coste o valor que pueda ser medido con fiabilidad.

Estos criterios se establecen en sintonía con las cualidades de relevancia y fiabilidad, teniendo además en consideración la incertidumbre que caracteriza el entorno en el que actúan las unidades económicas.

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona. Máster en Asesoría Fiscal y Dirección Tributaria por la Universitat Politècnica de Catalunya.

Compartir

About Author

Licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat de Barcelona. Máster en Asesoría Fiscal y Dirección Tributaria por la Universitat Politècnica de Catalunya.

Comments are closed.