La Voz en la Comunicación no verbal

0

Se puede afirmar que el tono de la voz es uno de los elementos de mayor influencia sobre la comunicación, ya que en él existen toda una serie de parámetros sonoros que dan sentido, de manera consciente e inconsciente, al mensaje que estamos transmitiendo. Dichos parámetros son el timbre, la intensidad del sonido, la velocidad de la dicción, la claridad o la proyección, entre otros.

Así, al igual que debemos prestar atención a la mirada y a los gestos del cuerpo de nuestro interlocutor, también debemos prestar atención a su tono de voz, ya que, mediante este, podemos obtener mucha información en relación al estado de ánimo de una persona.

Los principales elementos que determinan las características de la voz de una persona son:

  • Tono: se refiere a la sensación perceptiva que nos producen las variaciones en la frecuencia de vibración de las cuerdas vocales. Se trata entonces de una cualidad subjetiva (la percepción de los tonos altos y bajos) que depende de una propiedad física (mayor o menor velocidad en la vibración de las cuerdas vocales). Así, cuanto mayor sea la velocidad de vibración de las cuerdas vocales, más alta o aguda será la percepción, mientras que el tono percibido será más bajo o grave cuando la vibración sea menor. Ello implica que puedan existir muchas tipologías de tonos, como formal o informal, alegre o serio, amistoso o protocolario, etc., pudiendo así ver si la persona que está hablando se siente segura, confiada, aburrida, enfadada, espantada, etc.
  • Intensidad: la intensidad de la voz es el volumen con el que emitimos el sonido, pudiendo expresar intimidad, suspense, sorpresa o impulso. Por norma general, un volumen o intensidad alta comunica la intención de dominio, mientras que cuando la intensidad es baja denota timidez o inseguridad. Durante una conversación, nos servimos de los cambios de intensidad para enfatizar y dar importancia a los puntos clave de nuestro discurso.
  • Ritmo: se refiere al número de palabras por emisión de voz, es decir, a la velocidad con la que hablamos. Se considera un ritmo normal el que contempla dos palabras por segundo.

Vistos los tres elementos principales en relación a la voz, pasemos a conocer algunos aspectos de la voz que pueden darnos información sobre nuestro interlocutor.

Respiración

Nuestra forma de respirar durante una conversación da información en relación a cómo nos sentimos anímicamente. Así, la respiración puede ser:

  • Tranquila: denota que quien está hablando se siente equilibrado.
  • Profunda y constante: transmite energía y dinamismo.
  • Profunda, constante y fuerte: denota ira reprimida.
  • Superficial: implica falta de realismo.
  • Corta y rápida: implica que quien está hablando sufre ansiedad o angustia.

Intensidad o volumen

La intensidad o el volumen definen la manera cómo una persona interactúa consigo misma y con los demás.

Así, la intensidad o el volumen pueden ser:

  • Alto: una intensidad de volumen alta denota debilidad, egoísmo y falta de paciencia.
  • Bajo: un volumen bajo refleja inexperiencia y represión.
  • Normal: cuando el volumen de nuestra voz no es ni demasiado alto ni demasiado bajo, refleja autocontrol y capacidad de escucha.

Articulación o vocalización

Estas características tienen que ver con la capacidad de comprensión y en el interés por ser comprendido.

Esta puede ser:

  • Bien definida: refleja claridad mental y apertura a la comunicación.
  • Imprecisa: suele expresar engaño o confusión mental.
  • Muy marcada: es un indicio de narcisismo o tensión
  • Con trabas: refleja agresividad y represión.

Velocidad

Es la rapidez o lentitud en la que transmitimos un mensaje. Esta puede ser:

  • Lenta: cuando alguien habla de manera lenta, ello denota falta de interés y desconexión con el mundo.
  • Rápida: refleja tensión y deseo de ocultar información.
  • Regular: denota contención, represión y falta de naturalidad.

Irregular: implica confusión, ansiedad y ruptura de la comunicación.

Licenciado en Historia del Arte y Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctorado en Historia del Arte. Experto en PNL, Coaching, liderazgo, motivación y gestión de equipos.

Compartir

About Author

Licenciado en Historia del Arte y Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona. Doctorado en Historia del Arte. Experto en PNL, Coaching, liderazgo, motivación y gestión de equipos.

Comments are closed.